Capítulo 1: Un cambio fundamental en la educación

1.1 Los cambios estructurales en la economía: el crecimiento de una sociedad del conocimiento

Figura 1.1.1 El aprendizaje en la era digital
Imagen: © CC Duncan Campbell, 2012

1.1.1 La era digital

En la era digital, estamos rodeados, de hecho, inmersos en la tecnología. Por otra parte, la tasa de recambio tecnológico no muestra signos de desaceleración. La tecnología está dando lugar a grandes cambios en la economía, en la forma en que nos comunicamos y nos relacionamos unos con otros, y cada vez más en la forma en que aprendemos. Sin embargo, nuestras instituciones educativas fueron creadas en gran medida para otra época, en torno a una actividad industrial en lugar de una era digital.

Es por esto que maestros, profesores e instructores se enfrentan a un enorme reto de cambio. ¿Cómo podemos asegurar que estamos formando en nuestras clases y carreras a profesionales aptos para un futuro cada vez más volátil, incierto, complejo y ambiguo? ¿Qué debemos mantener en los métodos de enseñanza (e instituciones) y qué hay que cambiar?

Para responder a estas preguntas, este libro:

  • debate sobre los cambios principales que demandan una reformulación de la enseñanza y el aprendizaje.

  • identifica las diferentes interpretaciones del conocimiento y los diferentes métodos de enseñanza asociados a esas interpretaciones.

  • analiza las características claves de las tecnologías que se utilizan en la enseñanza y el aprendizaje.

  • recomienda estrategias para la elección de medios y tecnologías.

  • recomienda estrategias para la enseñanza de alta calidad en la era digital.

En este capítulo destaco algunos de los principales acontecimientos que están obligando a una reconsideración de la forma en la que enseñamos.

1.1.2 La naturaleza cambiante del trabajo

De los muchos retos a los que se enfrentan las instituciones, uno es en esencia positivo y es la demanda creciente especialmente de educación postsecundaria. La figura 1.1.2 abajo representa el nivel de importancia del conocimiento como un elemento del desarrollo económico y principalmente en la creación de empleo.

Figura 1.1.2: El componente de conocimiento en el mundo laboral

La ilustración es más simbólica que literal. Los círculos en color celeste que representan a toda la fuerza laboral en cada sector del empleo puede ser mayor o menor, dependiendo del país, como también lo será la proporción de trabajadores del conocimiento en esa industria, pero al menos en los países desarrollados y también cada vez más en los países económicamente emergentes, el componente del conocimiento está creciendo rápidamente: se requieren más cerebros y menos fuerza física (ver OECD, 2013a). En términos económicos, la ventaja competitiva la tienen aquellas empresas e industrias que pueden transformar sus ganancias en conocimiento (OCDE, 2013b). De hecho, los trabajadores del conocimiento tienden a crean sus propias empresas para proveer nuevos servicios o productos que no existían antes de graduarse.

Desde la perspectiva de la enseñanza, es probable que el mayor impacto sea sobre los instructores y los estudiantes técnicos, donde el componente del conocimiento principalmente de las antiguas destrezas manuales se está expandiendo rápidamente. Particularmente en los oficios de plomería, soldadura, electricidad, mecánica, otros oficios dedicados a la resolución de problemas, los especialistas en TI y cada vez más los emprendedores, así como quienes tengan las destrezas manuales relacionadas con su profesión.

Otra consecuencia del aumento del trabajo basado en el conocimiento es la necesidad de más personas con niveles más altos de educación que antes, lo que resulta en una mayor demanda de trabajadores altamente calificados a nivel universitario. Sin embargo, incluso a nivel universitario, el tipo de conocimiento y las competencias requeridas de los graduados también está cambiando.

1.1.3 Los trabajos basados en el conocimiento

Hay ciertas características comunes de los trabajadores basados en el conocimiento en la era digital:

  • usualmente trabajan en pequeñas compañías (de menos de 10 personas);

  • a veces trabajan en sus propias empresas, o son su propio jefe; a veces crean su propio trabajo que no existía hasta que ellos descubrieron que era una necesidad y encontraron la forma de satisfacerla;

  • con frecuencia trabajan o contratan o son auto-empleados, por lo tanto pueden cambiar de un trabajo a otro con bastante frecuencia;

  • la naturaleza de sus trabajos tiende a cambiar con el tiempo, en respuesta a los desarrollos del mercado y tecnológicos, por lo tanto la base de conocimiento de sus trabajos tiende a cambiar rápidamente;

  • son nativos digitales o al menos competentes, la tecnología digital es a menudo un componente clave de sus trabajos;

  • debido a que trabajan para sí mismos o en pequeñas compañías, pueden cubrir diferentes roles: diseñador, vendedor, contador, gerente, soporte técnico por ejemplo;

  • dependen mucho de las redes informales sociales para difundir su negocio y para mantenerse actualizados con las tendencias actuales en sus áreas de trabajo;

  • necesitan mantenerse formados para estar a la vanguardia de su área de trabajo y necesitan administrar su aprendizaje personalmente;

  • necesitan, principalmente, ser flexibles para adaptarse rápidamente a las condiciones de cambio que los rodean.

Puede observarse entonces que es difícil predecir con exactitud lo que muchos graduados en realidad van a hacer diez años después de su graduación, excepto en términos muy amplios. Incluso en áreas profesionales bien definidas como la medicina, la enfermería o la ingeniería, la base de los conocimientos e incluso las condiciones laborales es probable que estén sometidas a cambios rápidos y a transformaciones durante ese período de tiempo. Sin embargo, veremos en la Sección 1.2 que es posible predecir muchas de las competencias que se necesitarán para sobrevivir y prosperar en este tipo de entorno.

Es una buena noticia para el sector de la educación superior en general que aumenten los niveles de conocimientos y competencias que precisa el mercado laboral. El resultado ha sido una importante expansión de la educación superior para satisfacer la demanda de trabajo basada en el conocimiento y en diversos niveles de competencias. La provincia de Ontario en Canadá, por ejemplo, ya logró que casi el 60 % de los egresados de la secundaria continúen con algún tipo de educación postsecundaria; el gobierno provincial quiere aumentar esa tasa al 70 %, en parte para compensar la pérdida de puestos de trabajo de fabricación más tradicionales de la provincia (Ontario, 2012). Esto se traduce en más estudiantes para las universidades y los colleges.

Figura 1.1.3 Un diseñador de videojuegos: un típico trabajador del conocimiento-Fotografía: Elaine Thompson/Associated Press, 2007.

Actividad 1.1 Pensando en competencias

  1. ¿Qué tipo de puestos de trabajo podrán conseguir los graduados en su disciplina? ¿Puede describir el tipo de competencias que se necesitará en esos puestos de trabajo? ¿En qué medida el componente del conocimiento y las competencias en un puesto de trabajo ha cambiado en los últimos 20 años?

  2. Observe a los miembros de su familia y amigos fuera de su campo académico o educativo. ¿Qué tipo de conocimientos y competencias necesitan ahora que no necesitaban cuando estaban en la escuela o la universidad o incluso hace 20 años en la misma área de trabajo? (Es posible que tenga que formularles la pregunta)

 

Referencias

OECD (2013a) OECD Skills Outlook: First Results from the Survey of Adult Skills Paris: OECD

OECD (2013b) Competition Policy and Knowledge-Based Capital Paris: OECD

Ontario (2012) Strengthening Ontario’s Centres of Creativity, Innovation and Knowledge Toronto ON: Ministry of Training, Colleges and Universities

Comments are closed.