Capítulo 1: Un cambio fundamental en la educación

1.7 De la periferia al centro: cómo la tecnología está cambiando la forma en que enseñamos

Veremos en la Sección 2 del Capítulo 6 que la tecnología siempre ha jugado un papel importante en la enseñanza desde tiempos inmemorables, sin embargo hace poco tiempo ha permanecido en la periferia de la educación. La tecnología ha sido utilizada principalmente para apoyar la enseñanza en el aula tradicional, o en la educación a distancia, para una minoría de estudiantes o en departamentos especializados (a menudo en la educación continua o extensión). Sin embargo, en los últimos diez o quince años, la tecnología ha influenciado de manera creciente a la actividad docente como a las universidades. Algunas de las formas en que la tecnología está moviéndose de la periferia hacia el centro pueden verse en las siguientes tendencias.

1.7.1. Aprendizaje totalmente online

La educación formal online está tomando un rol importante y central en la mayoría de los departamentos académicos universitarios, en los institutos terciarios y aún en la escuela secundaria y primaria. Las matriculacionesen los cursos totalmente online (es decir, cursos de educación a distancia) representan entre un cuarto y un tercio de todas las matriculaciones en la enseñanza postsecundaria de los EE.UU. (Allen and Seaman, 2014). La matrícula en los cursos a distancia se ha incrementado entre un 10-20 % anual aproximadamente en los últimos 15 años en América del Norte, en comparación con un aumento en la matrícula en la modalidad presencial en un 2-3 % anual. En la actualidad hay al menos siete millones de estudiantes en los EE.UU. que realizan cursos online, siendo casi un millón los estudiantes matriculados en los cursos del Sistema de Colegios Comunitarios o community colleges de California (Johnson and Mejia, 2014). El aprendizaje totalmente online, entonces es ahora un componente clave en muchas escuelas y en el sistema de educación postsecundaria.

 La matriculación online como un porcentaje de la matrícula Total: Otoño 2002 – Otoño 2012

Figura 1.7 El crecimiento de la educación a distancia en los EEUU

1.7.2 El aprendizaje semipresencial mixto e híbrido

 A medida que más instructores se fueron involucrando en el aprendizaje online, se dieron cuenta que mucho de lo que tradicionalmente se ha hecho en clase se puede hacer igual o mejor online (un tema que será explorado más en el Capítulo 9). En consecuencia, los instructores han introducido gradualmente más elementos de estudio online en sus clases presenciales. Por eso los sistemas de gestión del aprendizaje pueden ser utilizados para almacenar apuntes de las clases teóricas en forma de diapositivas o archivos PDF, enlaces a documentos online o foros de debate online. Es decir, que el aprendizaje online se está gradualmente combinando con la enseñanza presencial sin modificar el modelo de enseñanza. En este caso la enseñanza online se utiliza como un complemento de la enseñanza tradicional. Aunque no existe un término o definición consensuado en esta área, utilizaré el término “aprendizaje mixto” o semipresencial para este uso de la tecnología.

Más recientemente, sin embargo, la grabación de las clases teóricas ha hecho a los instructores darse cuenta que si los estudiantes pueden ver estas capturas a su propio ritmo, pueden entonces venir a clase para realizar actividades más interactivas. Este modelo se ha conocido como el “aula invertida” o flipped classroom.

Algunas instituciones ahora están diseñando planificaciones que contemplen mover una parte sustancial de su enseñanza en la modalidad semipresencial o más flexible. Por ejemplo, la University of Ottawa está planeando tener al menos el 25 % de sus cursos en la modalidad semipresencial mixta o híbrida dentro de cinco años ((University of Ottawa, 2013). La University of British Columbia tiene la intención de rediseñar la mayor parte de sus clases teóricas magistrales o tipo conferencia del primer y segundo año en clases híbridas (Farrar, 2014).

Las implicaciones tanto del aprendizaje totalmente online y el aprendizaje semipresencial serán tratadas con más detalle en el Capítulo 9.

1.7.3. El aprendizaje abierto

Otro avance que toma cada vez más relevancia está relacionado con la tendencia a la educación abierta. En los últimos 10 años ha habido algunos desarrollos en educación abierta que están comenzando a impactar directamente en las instituciones tradicionales. El ejemplo más inmediato es el de los libros de texto abiertos -como el que está leyendo en este momento-. Los libros de texto abiertos son los libros digitales que se pueden descargar en formato digital por los estudiantes (o profesores) de forma gratuita, con el consiguiente ahorro de dinero para los estudiantes. Por ejemplo, en Canadá, tres provincias de British Columbia, Alberta y Saskatchewan han acordado colaborar en la producción y distribución de libros abiertos revisados por pares para las 40 áreas temáticas de mayor concurrencia en sus programas universitarios y de los colleges comunitarios.

Los recursos educativos abiertos (REA) son otro desarrollo reciente de la educación abierta. Estos son materiales educativos digitales de libre acceso a través de Internet que pueden ser descargados por los instructores (o estudiantes) en forma gratuita, y también pueden ser adaptados o modificados si es necesario bajo una licencia de Creative Commons, que proporciona protección para los creadores del material. Probablemente la fuente más conocida de REA es el MIT Instituto de Tecnología de Massachusetts y su proyecto OpenCourseWare. Con la autorización de los profesores, el MIT ha puesto a disposición para su descarga gratuita a través de Internet, los videos o grabaciones de sus clases así como materiales de apoyo tales como diapositivas.

Las consecuencias de los nuevos desarrollos en el aprendizaje abierto también tratan en el Capítulo 10.

1.7.4. Los MOOC

Una de las principales novedades en el aprendizaje online ha sido el rápido crecimiento de los Cursos Masivos Abiertos Online (MOOC). En 2008, la University of Manitoba en Canadá ofreció el primer MOOC con poco más de 2.000 matriculados, que combinaba webinar o seminario en la web y/o entradas de blog por expertos y mensajes de Twitter de los participantes. Los cursos estaban abiertos a cualquier persona interesada y no tenía ninguna evaluación formal. En 2012, dos profesores de la Stanford University ofrecieron un curso MOOC basado la captura de las conferencias sobre inteligencia artificial, que convocó a más de 100.000 estudiantes, y desde entonces los MOOC se han expandido rápidamente en todo el mundo.

Aunque el formato de los MOOC puede variar, en general tienen las siguientes características:

  • abiertos a todos los interesados y con matriculación muy simple (sólo con su cuenta de correo electrónico);
  • gran convocatoria (de 1.000 a 100.000);
  • acceso libre a las clases grabadas, con frecuencia de las universidades más prestigiosas de los EE.UU (Harvard, MIT, Stanford en particular);
  • evaluación asistida por computadora, con cuestionarios del tipo opción múltiple y retroalimentación inmediata, combinado a veces con la evaluación entre pares;
  • diversos niveles de participación de los alumnos: hasta el 50 % no hace más que inscribirse, el 25 % nunca avanza más allá de la primera tarea, menos del 10 % completa la evaluación final.

Sin embargo, los MOOC son un ejemplo más de la rápida evolución de la tecnología, el exceso de entusiasmo de los primeros usuarios, y de la necesidad de un cuidadoso análisis de las fortalezas y debilidades de las nuevas tecnologías para la enseñanza. En el momento de escribir este libro, es difícil pronosticar el futuro de los MOOC. Sin duda, evolucionarán con el tiempo, y probablemente encontrarán una especie de nicho en el mercado de la educación superior. Se analizará en detalle el avance de los MOOC en el Capítulo 5.

1.7.5 Gestión de la evolución de la educación

Los avances en las tecnologías educativas hace que los profesores y los instructores necesiten de un marco sólido para evaluar el valor de las diferentes tecnologías, nuevas o existentes, y para decidir cómo y cuándo tiene sentido incorporarlas y utilizarlas tanto para ellos como para sus estudiantes.

Referencias

Allen, I. and Seaman, J. (2014) Grade Change: Tracking Online Learning in the United States Wellesley MA: Babson College/Sloan Foundation

Farrar, D. (2014) Flexible Learning: September 2014 Update Flexible Learning, University of British Columbia

Johnson, H. and Mejia, M. (2014) Online learning and student outcomes in California’s community colleges San Francisco CA: Public Policy Institute of California

University of Ottawa (2013) Report of the e-Learning Working Group Ottawa ON: University of Ottawa

Comments are closed.