Capítulo 11: Garantizar la calidad de la enseñanza en la era digital

11.10 Paso 8: Comunicar, comunicar, comunicar

Figura 11.10.1 ¡Comunicar! Imagen: Care2 2012

Algunos métodos de enseñanza, tales como el aprendizaje colaborativo online (Capítulo 4, sección 4), dependen de una comunicación de alta calidad entre el instructor y los estudiantes.Sin embargo, las evidencias de las investigaciones sugieren que la comunicación continua y regular entre el profesor/instructor y los estudiantes es esencial en todas las propuestas de formación online. Al mismo tiempo, se debe gestionar cuidadosamente con el fin de controlar la carga de trabajo de los profesores/instructores.

11.10.1 El concepto de presencia del instructor

En un aula de clase, la presencia del profesor o instructor se da por sentado. Por lo general, el maestro se en el frente del aula y en el centro de atención. Los estudiantes pueden desear ignorar al profesor pero no siempre es fácil de conseguir, aún en una sala de conferencias. En general se considera que es suficiente con que el instructor esté en el aula. Sin embargo, se puede aprender mucho de las investigaciones realizadas sobre los aspectos pedagógicos de la presencia del profesor online, donde se requieren algún trabajo de adaptación.

11.10.2 La presencia del instructor y la soledad del alumno a distancia

Las investigaciones indican claramente que “percibir la presencia del instructor” es un factor crítico para el éxito y la satisfacción de los estudiantes online (Jonassen et al, 1995; Anderson et al 2001; Garrison y Cleveland-Innes, 2005; Baker, 2010; Sheridan y Kelly, 2010). Los estudiantes necesitan saber que el instructor está siguiendo las actividades online de los estudiantes y que el instructor participa activamente durante el desarrollo del curso.

Las razones parecen obvias. Los estudiantes online suelen estudiar desde su casa, y si están totalmente online nunca se pueden encontrar con otros estudiantes en el mismo curso.

Ellos no reciben las señales no verbales importantes del instructor o de otros estudiantes, como la mirada ante una pregunta tonta, la intensidad en la presentación que muestra la pasión del instructor por el tema, el comentario “rápido” que indica el instructor no tiene mucho tiempo para dedicarle a un tema en particular, o el cabeceo de los cabezas de otros estudiantes cuando otro estudiante hace un buen comentario o una pregunta pertinente. Un estudiante online no tiene oportunidades para el debate espontáneo como cuando se encuentra al profesor en el pasillo.

Sin embargo, un instructor experto puede crear un entorno de aprendizaje tan convincente online, pero tiene que planificarlo y diseñarlo deliberadamente, y hacerlo de tal manera que le permita controlar la carga de trabajo.

11.10.3 Las expectativas de los estudiantes

Es un derecho esencial al comienzo de un curso, que el instructor exprese claramente a los estudiantes lo que se espera de ellos cuando estén estudiando online, ya sea en una modalidad semipresencial o a distancia. Pensándolo bien, ¿por qué no hacer lo mismo con la enseñanza presencial o presencial?

La mayoría de las instituciones tienen un código de conducta para el uso de Internet, pero en general son instructivos largos escritos en un lenguaje burocrático, y están más relacionados con el spam, el comportamiento general online, tales como “la intimidación” o bullying o la piratería. Sin embargo, se aconseja a los instructores desarrollar una serie de requisitos específicos relacionados con las necesidades particulares del curso, y sobre los requisitos para el aprendizaje académico online. Hay algunos principios para desarrollar debates significativos online que se pueden ver en el Capítculo 4, Sección 4.4.5. Sin embargo, hay algunas otras acciones específicas que los profesores e instructores pueden tomar para asegurar la presencia del instructor.

Se puede indicar una pequeña tarea para la primera semana de un curso que permita que los estudiantes generen sus expectativas para el resto del curso. Por ejemplo, se les puede pedir que publiquen su biografía y respondan a la biografía de otros estudiantes, o se les puede pedir que comentar sobre un tema relacionado con el curso y sus puntos de vista antes de que el curso comience realmente mediante el uso de un foro de discusión en su LMS. Es importante prestar especial atención a esta actividad, ya que la investigación indica que los estudiantes que no responden a las actividades en la primera semana tienen altas posibilidades de no finalizar el curso. Los instructores deben hacer un seguimiento con una llamada de teléfono o correo electrónico a quienes no participaron al final de la primera semana, y asegurarse de que cada estudiante está siguiendo las pautas o realizando las tareas propuestas, aún cuando el estudiante tienen mucha experiencia de estudio online. Los estudiantes saben que el instructor está siguiendo lo que hacen (o más importante lo que no hacen) desde el principio.

Diferentes cursos pueden requerir diferentes pautas. Por ejemplo, un curso de matemáticas o de ciencia no puede poner tanto énfasis en los foros de discusión, pero más en preguntas de opción múltiple de autoevaluación de corrección automatizada. Debe quedar claro si los estudiantes si estos son obligatorios u opcionales, o cuánto tiempo deberían emplear como mínimo para realizar las actividades que son de evaluación, y su relación con las actividades que se califican o evalúan. Deberían tener una actividad de este tipo dentro de la primera semana del curso, y el instructor deben seguir a aquellos que no realizaron la actividad o tuvieron dificultades para resolverla.

Por último, los instructores deben seguir sus propias pautas. Sus comentarios deben ser útiles y constructivos, en lugar de negativos. Debe animar activamente el debate estando “presente” y entrando en el debate cuando sea necesario, por ejemplo, si los comentarios son muy personales o no se refieren al tema propuesto.

11.10.4 Filosofía de la enseñanza y la comunicación online

Los instructores que tienen un enfoque más objetivista de la enseñanza tenderán a focalizar en si los estudiantes no sólo están cubriendo el contenido necesario, sino también si lo comprenden. Lo que a veces exige que los estudiantes tengan que releer el contenido, intentando una manera alternativa rever lo que no se comprendió o aquel contenido de difícil acceso (por ejemplo, un video o un texto), al profesor o el resultado de un actividad de corrección automática. (por computadora). La mayoría de los LMS mostrarán un resumen de las actividades realizadas al estudiante, y es importante rastrear su progreso individual. Los instructores con un enfoque más constructivista tenderán a enfatizar en los debates y fundamentación online.

Sea cual fuere su enfoque, los estudiantes quieren saber dónde se encuentra en algunos de los temas. Por lo tanto, si bien es necesario a veces presentar el contenido objetivamente con un enfoque “por un lado… por el otro”, por lo general los estudiantes se sienten más comprometidos con un curso cuando el instructor expresa con claridad su propio punto de vista sobre un tema. Esto se puede hacer en una variedad de formas, tales como un podcast sobre un tema, o una intervención en un foro de discusión, o un corto video demostrando cómo resolver una ecuación. Estas intervenciones personales tienen que ser cuidadosamente consideradas, pero pueden hacer una gran diferencia en el compromiso y la participación de los estudiantes.

11.10.5 Elección del medio para la comunicación con el instructor

En la actualidad existe una amplia variedad de medios de comunicación que pueden facilitar la comunicación de los estudiantes y los profesores o los estudiantes entre sí. Básicamente, se dividen en cuatro categorías:

  • presencial, como en las horas de oficina establecidos, en las horas de clases o serendipia (encuentro casual en el pasillo);
  • los medios de comunicación sincrónica, incluyendo las llamadas telefónicas, textos y audio conferencia a través de Internet (por ejemplo, Blackboard Collaborate), o incluso de videoconferencia;
  • los medios de comunicación asincrónica, incluyendo el correo electrónico, podcasts o videos grabados, y los foros de discusión online dentro de un LMS;
  • los medios sociales, como blogs, wikis, mensajes de de texto y voz en los teléfonos móviles, Facebook y Twitter.

En general, prefiero la comunicación asincrónica por dos razones. Los estudiantes generalmente trabajan y tienen sus vidas ocupadas, en este contexto la comunicación asincrónica con preguntas y respuestas es más conveniente para ellos. A las comunicaciones asincrónicas se puede acceder en cualquier momento. Además, son mucho más convenientes para mí como instructor. Por ejemplo, puedo ir a una conferencia incluso en otro país y aún así iniciar sesión en mi curso cuando tengo algo de tiempo libre. También tengo un registro de lo que hemos intercambiado con los estudiantes. Si se utiliza un LMS, los intercambios están protegidos con contraseña y la comunicación se puede mantener dentro del grupo clase.

Sin embargo, la comunicación asincrónica puede ser frustrante para los estudiantes cuando deben tomarse decisiones complejas en un plazo acotado, como por ejemplo decidir los roles y responsabilidades de trabajo en grupo, el borrador final de un trabajo en grupo, o la dificultad para comprender un tema que bloquea el avance a otro tópico. Entonces la comunicación cara a cara o sincrónica basada en la tecnología es mejor, en función de si se trata de un curso semipresencial o a distancia.

En un curso completamente online, a veces también utilizo Blackboard Collaborate reunir a todos los estudiantes una vez o dos veces durante un semestre, para lograr el sentido de comunidad en el inicio del curso, para establecer mi “presencia” como una persona real con cara o voz en el comienzo de un curso, o para concluir un curso, y trato de generar muchas oportunidades para que los estudiantes puedan formular preguntas y debate entre ellos. Sin embargo, estas conferencias “sincrónicas” son siempre opcionales, ya que siempre habrá algunos estudiantes que no puedan estar presentes (aunque luego pueden acceder a la grabación del encuentro).

Para un curso semipresencial, sin embargo, me gusta organizar una serie de sesiones grupales cara a cara en la primera o segunda semana del curso, para que los estudiantes puedan conocerse entre ellos y también me conozcan, entonces luego mantendrán los mismos grupos para las actividades o debates.

Los blogs o e-portafolios pueden ser utilizados por los estudiantes para registrar su aprendizaje o para reflexionar sobre lo que han aprendido. Los blogs pueden ser una herramienta útil para el instructor también cuando desee hacer comentarios sobre algunas noticias o eventos relevantes para el curso, pero será necesario mantener una clara separación entre la vida privada de los estudiantes y las conversaciones, y las comunicaciones más formales del curso.

11.10.6 Administración de los debates online

Se han escrito libros enteros sobre este tema (ver Salmon, 2000, Paloff y Pratt, 2007; Harasim, 2011) y también en el Capítulo 4 Sección 4.4.5 se trata en detalle. Sin embargo, hay algunas pautas básicas a seguir.

  • Utilice hilos de discusión en el foro de su LMS (en algunos sistemas el instructor tiene que activar esta función). A pesar de que los LMS están perdiendo parte de su atractivo original, y otros sistemas de gestión de contenidos como WordPress atraen cada vez más la atención de los instructores, me gusta usar el foro de discusión en el LMS porque permite organizar el debate por temas separados (un foro para cada tema). En un foro con hilos de discusión, el comentario de un estudiante a la entrada de otro estudiante sobre un tema, se escribe a continuación del comentario, lo que facilita la lectura de la entrada original y los comentarios. De esta manera se puede seguir el hilo del debate de un tema específico. Un tema o sub-tema bien elegido generará con frecuencia diez o más hilos de debate, y el instructor puede observar que temas generaron más “tracción”. Otra alternativa, cuando los comentarios se publican en orden de tiempo, como los comentarios en un blog, por ejemplo, hace que sea difícil seguir un hilo de un argumento. También me gusta mantener al menos una parte de la discusión en “privado”, sólo entre el instructor y el estudiante en el curso, de esta manera utilizo el foro de discusión para identificar áreas de dificultad y para desarrollar competencias como el pensamiento crítico y la comunicación clara;
  Figura 11.10.6 Ejemplo de un tema de debate en un foro con hilos de discusión
  • ¡Estén ahí! Con esto quiero decir que deben lograr que los estudiantes sean conscientes de su habitual presencia online. Esto significa monitorear las discusiones regularmente y ocasionalmente intervenir cuando sea apropiado, sin acaparar la discusión.

Para obtener más orientación sobre el manejo de la comunicación online con los estudiantes, echar un vistazo sobre todo en los libros de Gilly Salmon, Rena Paloff y Keith Pratt, y Linda Harasim.

11.10.7 Las diferencias culturales y otras diferencias en los estudiantes

Los cursos más interesantes y motivantes que he ofrecido incluyen estudiantes extranjeros de diferentes países. Sin embargo, aún cuando todos los estudiantes estuvieran a una hora de viaje de la institución, tendrán diferentes estilos de aprendizaje y enfoques para estudiar online. Es por esto que es importante ser claros sobre los resultados de aprendizaje y las metas para los foros de discusión que deseamos alcanzar. Los estudiantes aprenden de diferentes maneras. Si uno de los resultados de aprendizaje esperado es el pensamiento crítico, los estudiantes pueden lograrlo de diferentes maneras. Algunos pueden preferir conversar sobre los temas del curso con otros estudiantes en un café. Algunos pueden buscar en diversas lecturas, diferentes puntos de vista. Otros pueden preferir trabajar principalmente en los foros de discusión online. Algunos estudiantes aprenden mucho leyendo online pero no contribuyendo directamente. Ahora bien, si usted está tratando de mejorar las competencias lingüísticas de los estudiantes internacionales, entonces es posible que sea mejor exigir la participación en las discusiones online, y evaluar sus contribuciones. Sin embargo, trato de no obligar a los estudiantes a participar. El reto que asumo es hacer el tema lo suficientemente interesante para motivarlos a participar. No me interesa tanto como logran el resultado de aprendizaje sino que lo hagan.

Dicho esto, se puede hacer mucho para facilitar o alentar a los estudiantes a participar. Ofrecí un un curso de posgrado donde tenía alrededor de20 de los 30 estudiantes en mi clase con apellidos chinos. Al leer los registros de los estudiantes y las breves biografías que habían publicado noté que algunos estudiantes eran de la parte continental de China, varios más de Hong Kong, y el resto tenía direcciones de Canadá.

Sin embargo, este último grupo estaba bien subdividido: los nuevos inmigrantes a Canadá, y al menos un estudiante cuyo bisabuelo había sido uno de los primeros inmigrantes a Canadá en el siglo XIX. A pesar de que es peligroso confiar en los estereotipos, me di cuenta de que cuanto más lejos era el estudiante “psicológicamente” o geográficamente el estudiante era, cuanto menos se animaban a participar online. En parte por una cuestión de idiomas, pero también por una cuestión cultural. Los chinos del continente, en particular, eran muy reacios a enviar comentarios. Afortunadamente, teníamos una profesora invitada china que nos aconsejó como hacer que las tres mujeres de China continental en el curso participaran, primero con una contribución colectiva a la discusión y pero antes pedirles que me la enviaran a mí para comprobar que era “apropiada” antes de publicarla. Les respondí con algunos comentarios y luego lo publicaron. Poco a poco hacia el final del curso cada una adquirió la confianza para publicar de forma individual sus propios comentarios. Pero fue un proceso difícil para ellas. (Por otro lado, tuve estudiantes mexicanos que hicieron comentarios sobre todo, sobre el curso y sobre otros temas, en especial sobre de la Copa Mundial de Fútbol que estaba en curso en ese momento).

El punto importante es que diferentes estudiantes responden de manera diferente a la discusión online y el instructor necesita sensibilidad con estas diferencias y necesita estrategias para asegurar la participación de todos.

11.10.8 Conclusión

Este es un tema muy amplio y difícil de cubrir adecuadamente en una sección. Sin embargo, la importancia de la presencia del instructor no se puede exagerar para lograr que los estudiantes completen con éxito cualquier curso con un componente online. La falta de presencia del instructor online en los xMOOC es una razón por la que tan pocos estudiantes finalizan los cursos.

Hay un número ilimitado de maneras en que usted, como instructor, puede comunicarse ahora con los estudiantes, pero también es esencial que al mismo tiempo pueda controlar su carga de trabajo. No se puede estar disponible 24 × 7, y esto implica que diseñe la actividad online de tal manera que su “presencia” sea incorporada de manera óptima. Al mismo tiempo, la comunicación con los estudiantes online puede llegar a ser la parte más interesante y satisfactoria de la enseñanza.

Actividad 11.10 Comunicarse con sus estudiantes

  1. ¿Cómo se pueden aplicar algunos de los principios sobre la presencia del instructor para los cursos online a una clase magistral numerosa?
  2. En una clase mixta o semipresencial donde los estudiantes tienen al menos una clase una vez por semana, ¿cómo decide qué interacciones con los estudiantes se deben hacer en el campus, y online? ¿Cuáles son las razones para su decisión? ¿Es importante?
  3. ¿Cuán importante es el debate en su área temática? ¿Qué objetivos de aprendizaje propone? ¿Cómo puede ayudar a los estudiantes para lograr estos objetivos a través del debate?
  4. La interacción/comunicación entre estudiantes y profesores/instructores representa unos de los principales costos de la educación. ¿Se podrían lograr los objetivos que justifican la comunicación o el debate entre los alumnos y los profesores o instructores con otros medios u otra forma menos costosa? ¿Se podría reemplazar por computadoras, por ejemplo?

 

Referencias y lecturas adicionales

(Esta es sólo una muestra pequeña de las tantas publicaciones existentes sobre este tema,)

Anderson, T., Rourke, L., Garrison, R., & Archer, W. (2001). Assessing teaching presence in a computer conferencing context Journal of Asynchronous Learning Networks, Vol. 5, No.2.

Baker, C. (2010) The Impact of Instructor Immediacy and Presence for Online Student Affective Learning, Cognition, and Motivation The Journal of Educators Online Vol. 7, No. 1

Garrison, D. R. & Cleveland-Innes, M. (2005). Facilitating cognitive presence in online learning: Interaction is not enough American Journal of Distance Education, Vol. 19, No. 3

Harasim, L. (2012) Learning Theory and Online Technologies New York/London: Routledge

Jonassen, D., Davidson, M., Collins, M., Campbell, J. and Haag, B. (1995) “Constructivism and Computer-mediated Communication in Distance Education“, American Journal of Distance Education, Vol. 9, No. 2, pp 7-26.

Paloff, R. and Pratt, K. (2007) Building Online Learning Communities San Francisco: John Wiley and Co.

Salmon, G. (2000) E-moderating London/New York: Routledge

Sheridan, K. and Kelly, M. (2010)The Indicators of Instructor Presence that are Important to Students in Online Courses MERLOT Journal of Online Learning and Teaching, Vol. 6, No. 4.

Comments are closed.