Capítulo 5: Los MOOC

5.3 Variantes en el diseño de los MOOC

Figura 5.3 Hay muchas variantes en los diseños de MOOC. Imagen: © Vaca Lechera, India, 2014© Vaca Lechera, India, 2014

En esta sección se analizarán los principales diseños de MOOC. Sin embargo, como los MOOC son un fenómeno relativamente nuevo, los modelos de diseño están en plena evolución.

5.3.1 xMOOC

Los MOOC inicialmente fueron desarrollados por profesores de la Stanford University y un poco más tarde por el MIT e instructores de Harvard basados principalmente en un modelo conductista de transmisión de la información, siendo el núcleo de la enseñanza transmitido a través de videos y clases cortas grabadas combinadas con evaluaciones de corrección automatizada, y a veces también a través de la evaluación entre pares. Estos MOOC se ofrecen a través de plataformas en la nube como Coursera, Udacity y edX.

xMOOC es un término acuñado por Stephen Downes (2012) para los cursos desarrollados por Cursera, Udacity y edX. En este momento (2015) los xMOOC son los MOOC más comunes. Los instructores tienen una gran flexibilidad en el diseño del curso, por lo que existe una considerable variación en los detalles, pero en general los xMOOC tienen las siguientes características comunes de diseño:

5.3.1.1 Especialmente diseñados para la plataforma

Los xMOOC utilizan una plataforma que permite la matriculación de un gran número de participantes, ofrece espacio para el almacenamiento y la transmisión a demanda de materiales digitales, y automatiza los procedimientos de evaluación y de seguimiento del rendimiento de los estudiantes. También permite a las empresas que proporcionan el software recopilar y analizar los datos de los estudiantes.

5.3.1.2 Video Clases

Los xMOOC utilizan el modo de conferencia estándar, pero se distribuyen online a demanda de los participantes al invocar la descarga de las videoclases grabadas. Estas clases grabadas son renovadas normalmente de manera semanal durante un período de 10-13 semanas. Inicialmente se trataba de clases de 50 minutos, pero como resultado de la experiencia ahora son más cortas (a veces hasta 15 minutos de duración) y por lo tanto son videos de menor duración. A su vez, los cursos xMOOC son cada vez más cortos, algunos duran sólo cinco semanas. Se utilizan diversos métodos para la producción de videos, incluyendo la captura de conferencias (grabación de clases presenciales, que luego se almacenan para su transmisión a demanda), producciones en estudios de grabación, o la grabación con la cámara de escritorio del instructor.

5.3.1.3 Ejercicios de corrección automatizada

Los estudiantes completan las evaluaciones online y reciben retroalimentación computarizada inmediata. Estas evaluaciones se ofrecen generalmente a lo largo del curso y se pueden utilizar para dar feedback los participantes. Por otro lado, se pueden utilizar para determinar la emisión de un certificado. Otra opción es para suministrar una evaluación online de final de curso y emitir la calificación final o un certificado. La mayoría de las actividades en los xMOOC se basan en la opción múltiple, preguntas de corrección automatizada, pero algunos MOOC también utilizan actividad de redacción o cuadro de texto para que los participantes escriban ensayos o tipeen sus respuestas, como un fragmento de código de programación en un curso de informática, o fórmulas matemáticas, en algunos casos respuestas de texto corto, lo que es común a todos los casos es que las actividades son corregidas automáticamente por la computadora.

5.3.1.4 Evaluación entre pares

Algunos xMOOC forman grupos pequeños aleatorios para la evaluación entre pares, especialmente para las preguntas abiertas o tareas que requieren corrección. Esta práctica ha demostrado ser problemática, debido a la variedad de experiencia entre los miembros de un grupo, y debido a los diferentes niveles de participación en el curso.

5.3.1.5 Los materiales de apoyo

A veces se pueden incluir para descargar los materiales, presentaciones, y material complementario como audios, direcciones URL que enlazan a otros recursos, y artículos online.

5.3.1.6 Un espacio para compartir comentarios/debates

Estos son lugares donde los participantes pueden enviar preguntas, pedir ayuda o comentar sobre el contenido del curso.

5.3.1.7 Moderación del debate: inexistente o muy leve

Una de las características de los xMOOC que más varía es la moderación de los foros de discusión. En la mayoría de los casos, la moderación está dirigida a todos los participantes en lugar de a los individuos. Esto es debido a la gran cantidad de participantes y comentarios; por lo que es casi imposible que el instructor pueda moderar los comentarios individualmente. Se pueden citar algunos ejemplos. Algunos instructores no moderan, entonces los participantes se apoyan en otros participantes para responder las preguntas formuladas o realizar comentarios. Otros instructores postean preguntas o comentarios “modelo” y los participantes responden o comentan al respecto. Otros instructores tienen ayudantes voluntarios o contratados para identificar áreas comunes de interés compartidas por un número de participantes, y luego los instructores o ayudantes responden sus consultas. En la mayoría de los casos, los participantes también moderan los comentarios o preguntas de los demás.

5.3.1.8 Insignias badges y certificados

La mayoría de los xMOOC acredita la finalización y aprobación con la certificación. Sin embargo, estos certificados o insignias no son reconocidos como créditos para la educación oficial o para la admisión en las mismas instituciones que ofrecen los MOOC, aún cuando las clases son las mismas que se ofrecen presencialmente. No existe ninguna evidencia que los MOOC sean reconocidos por las empresas.

5.3.1.9 Analíticas de Aprendizaje

Aunque hasta la fecha no ha habido gran difusión sobre el uso de las analíticas del aprendizaje en los xMOOC, las plataformas xMOOC tienen la capacidad de recopilar y analizar “gran cantidad de datos” sobre los participantes y su rendimiento, lo que permite, al menos en teoría, la retroalimentación inmediata a los instructores sobre las áreas donde se debe mejorar el contenido o el diseño y posiblemente donde se deben incluir ayudas o indicios automatizados para los participantes.

Por lo tanto, los xMOOC utilizan principalmente un modelo de enseñanza centrado en la transmisión de información, con la entrega de contenido de alta calidad, evaluación mediada por computadora (principalmente para fines de retroalimentación del estudiante), y la automatización de todas las transacciones más relevantes entre los participantes y la plataforma de aprendizaje. Pocas veces hay interacción directa entre el participante y el instructor responsable del curso, aunque los instructores pueden enviar comentarios generales en respuesta a los comentarios de los participantes.

5.3.2 cMOOC

Los cMOOC, fueron desarrollados por tres instructores para un curso en la University of Manitoba en el 2008, se basan en el aprendizaje en red, donde la enseñanza se desarrolla a través de la interacción y el debate entre los participantes en las redes sociales. No hay una plataforma de tecnología estándar para los cMOOC, que utilice una combinación de webinars, blogs, tweets, software que conecte todos los posteos sobre un mismo tema a través de hashtags #, y foros de discusión online. Aunque por lo general hay algunos expertos que inician y participan en los cMOOC, el intercambio fundamentalmente se logra por el interés y la contribución de los participantes. Por lo general, no hay instancias de evaluación formal.

Los cMOOC tienen una filosofía educativa muy diferente a la de los xMOOC, ya que los cMOOC ponen especial énfasis en la creación de redes y en particular en la contribución de contenido por parte de los propios participantes. De hecho, puede que no haya formalmente un instructor, sino instructores “invitados” para ofrecer una clase transmitida por Internet o un blog para el curso.

5.3.2.1 Principios claves de Diseño

Downes (2014) ha identificado cuatro principios de diseño que son claves para los cMOOC:

  • autonomía del alumno: los alumnos pueden elegir qué contenidos o competencias desean aprender, el aprendizaje es personal, y por lo tanto no existe un currículo formal (aunque el que organiza el MOOC elige normalmente un tema principal e invita a los participantes);
  • diversidad: en términos de las herramientas utilizadas, el espectro de participantes, sus niveles de conocimiento y el contenido variado;
  • interactividad: en términos del aprendizaje cooperativo, de la comunicación entre los participantes, lo que resulta en el conocimiento emergente;
  • apertura: en términos de acceso, contenidos, actividades y evaluación.

En consecuencia, para los defensores de los cMOOC, el aprendizaje surge no de la transmisión de información de un experto a un principiante, como sucede en los xMOOC, sino a partir de la puesta en común y el flujo de conocimientos entre los participantes.

5.3.2.2 De los principios a la práctica

Es difícil identificar en la práctica las características de diseño que son claves en los cMOOC, porque los cMOOC incorporan una serie de prácticas que están en evolución. La mayoría de los cMOOC, hasta la fecha, ha incorporado la participación de “expertos”, tanto en su organización y promoción como en la provisión de “nodos” de contenido que alienten el debate. En otras palabras, el diseño de las prácticas en los cMOOC está aún en proceso de desarrollo a diferencia de en los xMOOC.

Sin embargo, por el momento, se pueden mencionar las siguientes prácticas de diseño en los cMOOC:

  • el uso de las redes sociales. En parte porque la mayoría de los cMOOC no tiene apoyo institucional, no dispone actualmente de una plataforma compartida o plataformas sino que están débilmente apoyados por una serie de herramientas y medios de comunicación “interconectados” que pueden incluir desde un simple sistema de matriculación online, el uso de herramientas de conferencia web como Blackboard Collaborate o Adobe Connect, videos, archivos de audio, blogs, wikis, sistemas de gestión del aprendizaje “de código abierto” como Moodle o lona, Twitter, LinkedIn o Facebook, que permiten a los participantes compartir sus contribuciones. De hecho, las nuevas aplicaciones y herramientas emergentes en las redes sociales, también podrían ser incorporadas en los cMOOC. Todas estas herramientas están conectadas a través de hashtags # u otros mecanismos de enlace entre páginas web, que permiten a los participantes identificar las contribuciones de otros participantes. Downes (2014) está trabajando sobre un Sistema de Soporte para el Aprendizaje y el Desempeño que podría utilizarse tanto para ayudar a los participantes y a los organizadores de los cMOOC a comunicarse más fácilmente y también para ayudar a organizar el aprendizaje personalizado. Por lo tanto, el uso de redes sociales levemente relacionadas/conectadas es una práctica clave en el diseño de los cMOOC;
  • contenido propuesto por los participantes. En principio, quien desee organizar un cMOOC deberá definir quien va a crear el contenido o si van a ser los participantes quienes aporten el contenido. En este caso estaríamos ante una especie de comunidad de práctica. De hecho, aunque el organizador de un cMOOC tenga cierta experiencia en la temática, hay una tendencia a convocar a otros expertos que tengan una visión articulada sobre el tema que incentive a los participantes a debatir, aportar preguntas o compartir comentarios. Los participantes también pueden elegir sus propias formas de contribución o comunicación, la más común es a través de blogs, tweets, o comentarios en el blog de otros participantes, aunque algunos cMOOC utilizan wikis o foros de discusión de código abierto. La práctica clave de diseño es que todos los participantes contribuyen y comparten contenido;
  • comunicación distribuida. Este diseño es probablemente el más difícil de comprender para aquellos que no están familiarizados con los cMOOC -y aún para aquellos que ya han participado alguna vez-. Con un número de participantes que ronda los cientos o miles, que participa a través de diversos medios de comunicación social, se logra una miríada de diferentes interconexiones entre los participantes que es imposible de rastrear (en total) sólo por un participante. Esto se traduce en muchas sub-conversaciones, principalmente a nivel binario o entre dos personas que se comunican en lugar de integrarse a un grupo de discusión. Sin embargo, todas las conversaciones son “abiertas” y todos los demás participantes pueden contribuir a una conversación si saben que existe. La clave en este diseño es la comunicación, en una red auto-organizada con muchos sub-componentes;
  • evaluación. No hay evaluación formal, aunque los participantes informalmente busquen la retroalimentación de otros participantes más expertos. Básicamente, los participantes deciden por sí mismos si lo que han aprendido es adecuado para ellos.
  • Por lo tanto, los cMOOC utilizan el enfoque de red para el aprendizaje basado en estudiantes autónomos que se conectan con otros participantes a través de un medio social abierto y comparten conocimientos a través de sus propias contribuciones. No hay un programa pre-establecido y la proporción profesor-estudiante no es formal, ni tampoco lo es la modalidad de distribución del contenido ni el soporte al alumnado. Los participantes aprenden de las contribuciones de los demás, de los conocimientos generados por la comunidad a un meta-nivel y de la auto-reflexión sobre sus propias contribuciones, es decir, reflejando muchas de las características de las comunidades de interés o de práctica.

5.3.3 Otras variantes

Me he centrado deliberadamente en las diferencias de diseño entre los xMOOC y los cMOOC, así como Mackness (2103) y Yousef et al. (2014) también hacen hincapié en diferencias similares respecto de la filosofía/teoría entre los cMOOC y los xMOOC, y el propio Downes (2012), uno de los diseñadores originales de los cMOOC.

Sin embargo, hay que señalar que el diseño de los MOOC sigue evolucionando de diversas formas. Yousef et al., (2014) lo representa gráficamente a continuación:

Figura 5.3.3 La variedad de diseños de MOOC, desde Yousef et al., 2014, Figura 5, p.12

En la terminología utilizada por Yousef et al., un smOOc representa un pequeño curso online y los bMOOC representan los MOOC que se combinan con la modalidad presencial o semipresencial.

Sin embargo, Chauhan (2014) ofrece un espectro aún más amplio de modelos instruccionales de MOOC, de la siguiente manera:

  • cMOOC;
  • xMOOC;
  • BOOC (un curso largo abierto online) es una mezcla de xMOOC y un cMOOC;
  • DOCCs (curso abierto distribuido y colaborativo): este involucra a 17 universidades que comparten y adaptan el mismo MOOC básico;
  • LOOC (curso corto abierto online): acepta entre 15-20 estudiantes de cursos presenciales arancelados, también permite que un número limitado de estudiantes no matriculados participe pero también pague el arancel;
  • MOORs (investigación masiva abierta online): una combinación de clases basadas en videos y proyectos de investigación de los estudiantes guiados por el instructor;
  • SPOCs (cursos pequeños, privados online): en el ejemplo de la Harvard Law School se seleccionan 500 estudiantes entre más de 4000 postulantes, que luego asisten a las clases grabadas al igual que los estudiantes presenciales de Harvard.

Hernández et al. (2014) describen lo que ellos llaman iMOOC, desarrollado por la Universidade Oberta de Portugal, es un diseño que combina características de tanto del xMOOC como del cMOOC así como otras características, es decir, el trabajo en grupo colaborativo y la instrucción al propio ritmo o paced instruction para los cursos online oficiales que otorgan créditos. Los MOOC desarrollados por la University of British Columbia y una serie de otras instituciones convocan a voluntarios, ayudantes académicos contratados o incluso a instructores para moderar los debates online y los comentarios de los participantes, por lo que este tipo de MOOC tienen un diseño muy similar a los cursos online de educación formal – con la excepción que están abiertos a todos los interesados.

5.3.4 ¿Qué está pasando aquí?

 No es sorprendente que con el tiempo, el diseño de los MOOC esté evolucionando. Parece haber tres tipos distintivos en desarrollo:

  • algunos de los MOOC más recientes, especialmente los de las instituciones con una historia de educación formal online previa a la introducción de los MOOC, están empezando a aplicar algunas de las buenas prácticas como los grupos de discusión organizados y moderados tanto en los cursos online como en los MOOC (ver Capítulo 4, Sección 4);
  • otro diseño intenta abrir las clases presenciales, al mismo tiempo, para los estudiantes no matriculados (que, de hecho, se asemeja al primer MOOC creado por Cormier, Downes y Siemens);
  • otros intentan combinar los materiales o los contenidos de los MOOC con las clases presenciales.

La innovación en el diseño de los MOOC y la forma en que los MOOC se implementan probablemente continuará.

No obstante, algunos de estos desarrollos también revelan cierta confusión en torno a la definición y a los objetivos de los MOOC, especialmente en cuanto a la solidez y la apertura. Si los participantes externos a la universidad tienen que pagar un arancel para participar en un curso presencial “cerrado”, o si se selecciona a los participantes para un curso online, ¿realmente se trata de opciones “abiertas”? Actualmente, ¿el término MOOC se utiliza para describir cualquier oferta online no convencional o cualquier curso de formación continua online? Es difícil ver cómo un SPOC, por ejemplo, se diferencia de un típico curso de formación continua online, excepto, quizás, porque utiliza clases grabadas en lugar de un sistema de gestión del aprendizaje. Existe el peligro de que cualquier curso online termine siendo descripto como un MOOC, cuando en realidad existen grandes diferencias en el diseño y la filosofía.

Aunque cada una de estas innovaciones individuales, que son generalmente el resultado de la iniciativa de un instructor, deben ser bienvenidas en principio, también se deben considerar cuidadosamente las consecuencias -para ser justos con los potenciales participantes-. Los instructores individuales que diseñan MOOC realmente deben asegurarse que el diseño sea consistente en términos de la filosofía de la educación, y deben tener claro por qué optan por un MOOC en lugar de un curso online convencional.

Se genera aún más confusión cuando se combinan los MOOC con la enseñanza presencial. Por el momento la estrategia parece ser desarrollar en primer lugar el MOOC y luego adaptarlo para la enseñanza presencial. Sin embargo, una mejor estrategia podría ser desarrollar un curso online convencional en términos de su diseño y luego evaluar cómo se podría escalar para que sea de acceso abierto a otros participantes. Otra estrategia podría ser incorporar el uso de las redes sociales, como una wiki y los blogs de los estudiantes, para ampliar el acceso a un curso formal, en lugar de desarrollar un MOOC.

Las implicaciones políticas que surgen al diseñar un MOOC o incorporar los materiales de un MOOC a un curso presencial no parecen generar conflictos en las instituciones que implementan MOOC semipresenciales o blended. Si los participantes de un MOOC asisten exactamente al mismo curso que los alumnos regulares presenciales y sus evaluaciones se registran de la misma manera, ¿la institución otorgará una certificación a los participantes externos que han completado exitosamente el curso o los admitirá para continuar sus estudios en la institución? Si no es así, ¿por qué no? Para leer las consideraciones y el excelente debate que se ha dado sobre este tema en las instituciones del Board of Governors, ver Green, 2013.

De este modo, parece que algunos de estos desarrollos de MOOC se rigen en un vacío político en relación al aprendizaje abierto en general. En algún momento, las instituciones tendrán que desarrollar una estrategia más clara y consistente para la enseñanza abierta, en términos de la forma en que mejor se logre su impartición, cómo combinarlos con el aprendizaje formal y cómo el aprendizaje abierto puede ajustarse a las limitaciones presupuestarias de la institución y, en consecuencia cómo las estrategias adoptadas incluyen a los MOOC, los REA y los otros cursos online abiertos de educación oficial. Para leer más sobre este tema, ver el Capítulo 10.

 

Actividad 5.3: Pensando en el diseño de los MOOC

 ¿Cuándo un MOOC es un MOOC y cuándo no lo es? ¿Puede identificar las características que tienen en común? ¿MOOC es todavía un término útil?

  1. Si va a diseñar un MOOC, ¿a quién estará dirigido? ¿Qué tipo de MOOC sería? ¿Qué tipo de evaluación se puede implementar? ¿Cómo identifica que su MOOC fue un éxito luego de su lanzamiento? ¿Qué criterios utilizaría?
  2. ¿Puede identificar otras formas para lograr que sus cursos sean más abiertos, aparte de crear un MOOC desde cero? ¿Cuáles serían las ventajas y desventajas de estos otros métodos, en comparación con un MOOC?

 

Referencias

Chauhan, A. (2014) Massive Open Online Courses (MOOCS): Emerging Trends in Assessment and Accreditation Digital Education Review, No. 25

Downes, S. (2012) Massively Open Online Courses are here to stay, Stephen’s Web, July 20

Downes, S. (2014) The MOOC of One, Valencia, Spain, March 10

Green, K. (2013) Mission, money and MOOCs Association of Governing Boards Trusteeship, No. 1, Volume 21

Hernandez, R. et al. (2014) Promoting engagement in MOOCs through social collaboration Oxford UK: Proceedings of the 8th EDEN Research Workshop

Mackness, J. (2013) cMOOCs and xMOOCs – key differences, Jenny Mackness, October 22

Yousef, A. et al. (2014) MOOCs: A Review of the State-of-the-Art Proceedings of 6th International Conference on Computer Supported Education – CSEDU 2014, Barcelona, Spain

Comments are closed.