Capítulo 8: Elección y uso de medios de comunicación en la educación – el modelo SECTIONS

8.7 Aspectos organizativos

 

Figura 8.7.1 Entornos de Aprendizaje – estudio de grabación de video de autoservicio, Baillieu Biblioteca de la University of Melbourne Imagen: © University of Melbourne, 2014

8.7.1 Disposición institucional para la enseñanza con tecnología

Una de las cuestiones fundamentales que influirán en la elección de los medios de comunicación que realizan los profesores e instructores es:

  • la forma en que la institución estructura las actividades de enseñanza;
  • los servicios de instrucción y tecnología ya existentes;
  • el soporte que ofrece la institución para el uso de los medios de comunicación y las nuevas tecnologías.

Si una institución está organizada en torno a un determinado número de aulas todos los días, y al uso de aulas físicas, es muy probable que los profesores se centren principalmente en dar clases en el aula. Mackenzie fue citado en la Sección 8.1: Los docentes siempre han hecho lo mejor con todo lo que tienen a la mano, y es en este punto que debemos trabajar. Los docentes hacen lo debido. Lo contrario es igualmente cierto. Si la escuela o la universidad no ofrecen una tecnología en particular, los profesores e instructores muy comprensiblemente no la utilizarán. Incluso si la tecnología está disponible, tal como un LMS sistema de gestión del aprendizaje o un estudio para la producción de video, si el profesor no está capacitado o no recibe orientación para aprovechar el potencial de estas herramientas, entonces estas serán mal utilizadas o no utilizadas en absoluto.

La mayoría de las instituciones que han introducido con éxito los medios de comunicación y las nuevas tecnologías para la enseñanza a gran escala han reconocido la necesidad de ofrecer soporte profesional a los profesores, proporcionando la ayuda de diseñadores instruccionales, diseñadores de medios de comunicación y personal de soporte TI para apoyar la enseñanza y el aprendizaje. Algunas instituciones también proporcionan financiamiento para proyectos innovadores de enseñanza.

Incorporar la tecnología impone la necesidad de reorganizar y reestructurar los servicios de apoyo a la docencia con el fin de explotar su potencial y utilizarla de manera eficiente. Con frecuencia, la tecnología se incorpora a la estructura y a los procedimientos ya existentes. La reorganización y la reestructuración es disruptiva y costosa en el corto plazo, pero por lo general es esencial para la implementación exitosa de la enseñanza basada en la tecnología (ver Bates y Sangrà, 2011, para leer sobre estrategias de gestión para apoyar el uso de la tecnología en la educación superior y Marshall, 2007, para un método de evaluación de la disposición institucional para e-learning).

Debido a la inercia de las instituciones, a menudo existe un sesgo hacia aquellas tecnologías que se pueden introducir con el mínimo de cambio en la organización, aunque éstas no sean las que puedan producir el mejor impacto en el aprendizaje. Estos retos organizacionales son muy difíciles, y con frecuencia son las razones principales de la lenta aplicación de las nuevas tecnologías.

 8.7.2 Trabajar con profesionales

Figura 8.7.2 Chris Crowley es Gestor es Diseñador de Proyectos de Formación para el Centro de la UBC de Enseñanza, Aprendizaje y Tecnología. Está involucrado en el diseño, desarrollo e impartición de cursos online y recursos de aprendizaje en una serie de áreas temáticas que incluyen la Ciencia del Suelo.

Aún para los experimentados en el uso de los medios de comunicación para la enseñanza y el aprendizaje es aconsejable trabajar con profesionales productores de medios profesionales cuando se incorpora cualquiera de los medios analizados en este capítulo (con la posible excepción de los medios de comunicación social). De hecho, es útil sino es esencial trabajar también con un diseñador instruccional para determinar antes de avanzar en el trabajo, cuáles son los medios de comunicación más adecuados. Es importante que la elección de la tecnología sea impulsada por metas educativas, en lugar de comenzar con un medio o tecnología en mente.

Hay varias razones para trabajar con los profesionales:

  • conocimiento sobre la tecnología que dará como resultado el desarrollo de un mejor producto con mayor rapidez que trabajando solo;
  • dos cabezas piensan mejor que una: el trabajo en colaboración se traducirá en nuevas y mejores ideas sobre cómo se podría incorporar el medio;
  • los diseñadores instruccionales y los productores de medios profesionales suelen estar familiarizados con la gestión de proyectos y los presupuestos para la producción con los medios, facilitando que los recursos sean desarrollados en tiempo y forma. Lo que es importante ya que es fácil para los profesores o instructores dedicar más tiempo de lo necesario en la producción de contenidos.

El punto clave aquí es que aunque ahora es posible para los profesores e instructores producir razonablemente buena calidad de audio y video por su cuenta, siempre se beneficiarán de las aportes de los profesionales de los medios de producción.

 8.7.3 Preguntas para considerar

  1. ¿Cuánto y qué tipo de ayuda puedo obtener de la institución para la elección y el uso de los medios de comunicación en la enseñanza? ¿Es fácil el acceso a dicha ayuda? ¿Es adecuada la ayuda que se ofrece? ¿Las personas de soporte tienen la profesionalidad necesaria? ¿Están actualizados en el uso de nuevas tecnologías para la enseñanza?
  2. ¿Existe la posibilidad de contratar a un ayudante por un semestre para que pueda dedicarme a diseñar un nuevo curso o revisar un curso existente? ¿Hay fondos para la producción con los medios de comunicación?
  3. ¿Hasta qué punto voy a tener que utilizar tecnologías, prácticas y procedimientos “estándar”, tales como el uso de un LMS sistema de gestión del aprendizaje, o el sistema de captura de conferencia, o tendré el apoyo y el soporte para probar algo nuevo?
  4. ¿Hay recursos adecuados de libre disposición que ya puedo usar en mis clases, en lugar de crear todo desde cero? ¿Puedo obtener ayuda de la biblioteca, por ejemplo, para identificar estos recursos y costear los derechos de autor correspondientes?

Si las respuestas son negativas para cada una de estas preguntas, sería prudente establecer metas muy modestas inicialmente para el uso de medios de comunicación y la tecnología. Sin embargo, la buena noticia es que cada vez es más fácil crear y administrar sus propios medios de comunicación, como sitios web, blogs, wikis, podcasts e incluso la producción de videos simples. Además, los estudiantes disponen de la capacidad y la motivación para participar o ayudarlo en la creación de recursos de aprendizaje, si se les diera la oportunidad. Y, sobre todo, hay una creciente cantidad de muy buenos recursos educativos que están disponibles para el uso libre con fines educativos, como veremos en el capítulo 9.

 

Referencias

Bates, A. and Sangrà, A. (2011) Managing Technology in Higher Education San Francisco: Jossey–Bass/John Wiley and Co.

Marshall, S. (2007). eMM Version Two Process Assessment Workbook Version 2.3.Wellington NZ: Victoria University of Wellington.

Comments are closed.