Capítulo 9: Modalidades de distribución

9.5 El futuro del aula

Figura 9.5.1 ¿La magia del aula? Imagen:  © Programa de Estudios Avanzados de Cambridge, la University of Cambridge, Reino Unido, 2015

A medida que la educación adopte más y más la enseñanza online, incluso para los estudiantes presenciales, será importante pensar en la función de la enseñanza presencial y el uso del espacio en la universidad.

9.5.1 Identificación de las características únicas de la enseñanza presencial en un mundo digital

Sanjay Sarma, Director del Departamento de Aprendizaje Digital del MIT en la conferencia MIT’s LINC 2013 intentó identificar la diferencia entre el aprendizaje online y presencial y en particular con los MOOC. Hizo la distinción entre los MOOC como cursos abiertos disponibles para cualquier persona, que ofrece un nivel de conocimientos alto en determinadas materias, y la “magia” de la experiencia en clase, que según él es claramente diferente de la experiencia online.

Sostuvo que es difícil definir o precisar la magia que tiene lugar en el aula, pero hizo referencia a:

  • las conversaciones “en los pasillos” entre los profesores y el personal;
  • las prácticas junto a otros estudiantes en sesiones de laboratorio programadas;
  • el aprendizaje informal que tiene lugar entre los estudiantes en estrecha proximidad entre sí.

Hay un par de otras características que Sarma insinúa, pero que no se mencionan explícitamente en su presentación:

  • el alto nivel de los estudiantes admitidos en el MIT, que se “empujan” entre sí para alcanzar aún estándares más altos;
  • la importancia de las redes sociales desarrolladas por los estudiantes del MIT que proporcionan oportunidades para su vida futura.

El acceso fácil y frecuente a los laboratorios es una característica singular de la educación presencial, ya que es difícil de proporcionar online, aunque hay un número cada vez mayor de laboratorios remotos y simulaciones. Las oportunidades para encontrar pareja o futuro cónyuge es otra característica diferencial. Probablemente lo más importante sea el acceso a los contactos sociales que pueden contribuir a su carrera profesional.

Dejo a su criterio el considerar si estas son las características únicas de la enseñanza presencial, o si las ventajas claves de una experiencia presencial son más específicas de las instituciones de élite y altamente selectivas. Para la mayoría de los profesores e instructores, sin embargo, se deben identificar las ventajas pedagógicas de la enseñanza presencial de manera más concreta y general.

9.5.2 La ley de igualdad de sustitución

Debemos partir de la premisa que académicamente la mayoría de los cursos se pueden impartir igualmente bien online o presencial, lo que llamo la ley de igualdad de sustitución. Esto significa que otros factores, como el costo, la conveniencia para los profesores, las redes sociales, las competencias y el conocimiento del instructor, el tipo de alumnos, o el contexto de la universidad serán más determinantes para definir si impartir un curso online o presencial que las exigencias académicas de la materia. Todas estas son razones perfectamente justificadas para privilegiar la experiencia presencial.

Al mismo tiempo, algunas áreas críticas requieren, por razones académicas, que los estudiantes aprendan en un contexto presencial. En otras palabras, tenemos que identificar las excepciones a la ley de igualdad de sustitución. Estas características pedagógicas únicas de la enseñanza presencial, o su marco teórico, se deben investigar en detalle ya que en la actualidad no existe un método contundente que identifique la singularidad de la experiencia presencial en términos de resultados de aprendizaje. El supuesto parece ser que la experiencia presencial debe de ser mejor, al menos en algunos aspectos, porque ésta es la forma en la que siempre se ha hecho. Tenemos que invertir la pregunta: ¿cuáles son las justificaciones académicas o pedagógicas de la enseñanza presencial, cuándo los estudiantes pueden estudiar también online?

9.5.3 El impacto del aprendizaje online en la experiencia presencial

Esta cuestión se torna particularmente importante cuando examinamos cómo la creciente adopción del aprendizaje semipresencial o híbrido va a impactar en los espacios de aprendizaje. En cierto modo, esto puede llegar a ser una bomba de tiempo para las escuelas, los colleges y las universidades.

9.5.3.1 Repensar el diseño áulico

Al pasar de las clases magistrales a la educación más interactiva tendremos que pensar en los espacios en los que se llevará a cabo el aprendizaje y en la interacción entre la pedagogía, el aprendizaje online y el diseño de los espacios de aprendizaje. Las actividades presenciales deben ser significativas para que los estudiantes elijan realizarlas en la universidad cuando tienen cada vez más opciones para estudiar online. Si por ejemplo queremos que los estudiantes vengan a la facultad para realizar trabajos intensivos grupales y de comunicación interpersonal ¿habrá espacios bien equipados y lo suficientemente flexibles para realizarlo, recordando que ellos querrán combinar el trabajo online con actividades en el aula?

En esencia, la nueva tecnología, el aprendizaje híbrido y el deseo de involucrar a los estudiantes y desarrollar el conocimiento y las competencias necesarias en la era digital están llevando a algunos profesores y arquitectos a reconsiderar la clase y la forma en que se utiliza.

Figura 9.5.3 Diseño de un aula interactiva de Steelcase (© Steelcase, 2013)

Steelcase, un fabricante líder de mobiliario de oficina y educativo, no sólo está realizando una investigación impresionante sobre los entornos de aprendizaje, sino está muy por delante de muchas de nuestras instituciones de educación postsecundaria al considerar las implicaciones del aprendizaje online en el diseño del aula. Su sitio web de investigación educativa, y dos de sus informes: Espacios de aprendizaje activo y 360°: Re-pensando los espacios en la educación superior son documentos que deberían consultar todas las instituciones postsecundaria e incluso de la escuela primaria.

En los espacios de aprendizaje activo, Steelcase informa:

Los espacios de aprendizaje formal se han mantenido igual desde hace siglos: una caja rectangular llena de filas de pupitres frente al escritorio del instructor y la pizarra… El resultado es que los estudiantes y los profesores aún hoy en día padecen estos espacios anticuados, que inadecuadamente apoyan la integración de los tres elementos claves de un entorno eficaz de aprendizaje: la pedagogía, la tecnología y el espacio.

El cambio comienza con la pedagogía. Los profesores y los métodos de enseñanza son diversos y están en evolución. Algunas veces es necesario cambiar la disposición del aula, de una clase a la otra. Por lo tanto, deben adaptarse de manera fluida a diferentes preferencias de enseñanza y aprendizaje. Los instructores deben recibir ayuda para desarrollar nuevas estrategias de enseñanza que apoyen estas nuevas necesidades.

La tecnología precisa de una integración cuidadosa. Los estudiantes de hoy son nativos digitales, se sienten cómodos utilizando la tecnología para mostrar, compartir y presentar información. Las superficies verticales para mostrar contenidos, las múltiples superficies de proyección y las pizarras en diversas configuraciones son muy importantes en el aula. 

El espacio impacta en el aprendizaje. Más de las tres cuartas partes de las clases incluyen debates y casi el 60 % de todas las clases incluyen trabajo en grupos pequeños, y estos porcentajes siguen creciendo. Las pedagogías interactivas requieren de espacios de aprendizaje donde todos puedan ver el contenido y puedan ver e interactuar con otros.

Cada asiento puede y debería estar bien ubicado en el aula. A medida que más escuelas adopten pedagogías constructivistas, el pasar al frente esté dando lugar al guiar de costado. Estos espacios deben apoyar las pedagogías y la tecnología en el entorno que permita que los instructores se puedan desplazar entre los grupos para proporcionar en tiempo real retroalimentación, evaluación, dirección y soporte a los estudiantes en el aprendizaje entre pares. La pedagogía, la tecnología y el espacio cuando están cuidadosamente considerados e integrados, conforman el nuevo ecosistema del aprendizaje activo.

Se debe tener en cuenta el hecho que los estudiantes ahora realizan actividades (fuera del aula) y una cantidad cada vez mayor de trabajo online. Esto implica oportunidades para acceder, trabajar, compartir, y demostrar conocimiento tanto dentro como fuera del aula. En consecuencia, si el aula está organizada en bloques de mobiliario y equipamiento para apoyar el trabajo en grupos pequeños, se necesitará enchufes para que los estudiantes puedan conectar sus dispositivos, el acceso inalámbrico a Internet, y la capacidad de transmitir el trabajo a las pantallas compartidas en el aula (en otras palabras, una intranet). Los estudiantes también necesitan lugares tranquilos o espacios donde puedan trabajar tanto individualmente como en grupos.

Tawnya Means y Jason Meneely, de la University of Florida en Gainsborough, informaron en la conferencia UBTech 2013, que varios departamentos han rediseñado sus espacios áulicos para permitir el aprendizaje tanto formal como el aprendizaje informal activo. Las tabletas pequeñas con puertos para diversos dispositivos móviles, y software, que permite tanto al instructor y al estudiante controlar la pantalla compartida y la proyección, se utilizan para el análisis de casos y proyectos, la resolución de problemas, y el aprendizaje colaborativo. Otro rediseño fue convertir una vieja cocina y aula en un área abierta de aprendizaje grupal y una cafetería con una superficie para el estudio individual, permitiendo así a los estudiantes combinar la socialización, estudio grupal y estudio independiente dentro del mismo espacio. Meneely citando a Winston Churchill dijo: “Moldeamos a nuestros edificios y estos nos moldean. Mennely sostiene que cuando los profesores disponen de estos espacios, naturalmente adoptarán enfoques de aprendizaje más activos.

9.5.3.2 El impacto del aula invertida y el aprendizaje híbrido en el diseño áulico

Estos diseños de aula asumen que los estudiantes estudian en clases relativamente pequeñas. Sin embargo, también se ve el rediseño de las clases teóricas masivas utilizando diseños híbridos como el aula invertida. De hecho, Mark Valenti (2013) del Sextant Group (una compañía audiovisual) considera:

Básicamente estamos viendo el principio del fin de la sala de conferencias.

No obstante, dado el contexto económico actual, no se puede asumir que el tiempo de clase presencial en estos cursos masivos rediseñados se dedicará al trabajo en pequeños grupos en aulas individuales (probablemente no haya suficientes aulas pequeñas para estas clases que en general suman más de mil estudiantes). Se necesitarán espacios más grandes para organizar al alumnado en grupos de trabajo más pequeños, y luego volver a integrarlos en un sólo grupo grande. Este espacio sin duda no tendrá filas de bancos que ahora son comunes en la mayoría de las grandes salas de conferencias o aulas magnas.

Steelcase también está realizando investigaciones sobre los espacios adecuados para los profesores. Por ejemplo, si una universidad o departamento tiene previsto un área común de aprendizaje o área común para los estudiantes, ¿por qué no ubicar las oficinas de los profesores en la misma área general o en un lugar separado en el edificio? De hecho, se podría integrar el espacio de oficinas de los profesores con las áreas de enseñanza más abiertas.

9.5.3.3 El impacto en los planos de construcción

Es obvio por qué una empresa como Steelcase está interesada en estos desarrollos. Hay una enorme oportunidad comercial para la venta de nuevas y mejores formas de mobiliario escolar que satisfaga estas necesidades. Sin embargo, ese también es el problema. Las universidades, los colleges y especialmente las escuelas simplemente no tienen el dinero para cambiar rápidamente hacia nuevos diseños de clase e incluso, si lo hicieran, deberían en primer lugar pensar cuidadosamente sobre:

  • qué tipo de escuela se necesitará en los próximos 20 años, debido a los rápidos movimientos hacia el aprendizaje híbrido y online;
  • la cantidad de dinero que se debe invertir en infraestructura física cuando los estudiantes pueden hacer gran parte de sus estudios online.

Sin embargo, hay varias oportunidades para al menos establecer las prioridades para la innovación en el diseño de las aulas:

  • dónde se construyen o renuevan las nuevas universidades o grandes edificios;
  • dónde se están rediseñando las aulas de los primeros y segundos años: tal vez se podría probar un prototipo de diseño de aula para una de estas grandes salas; y si tiene éxito el modelo podría extenderse lentamente a otras aulas para clases magistrales;
  • dónde se rediseña un departamento o programa para integrar el aprendizaje online y la enseñanza en el aula; recibirían prioridad para financiar un nuevo diseño de las aulas;
  • las nuevas compras de mobiliario escolar, para reemplazar elementos viejos o desgastados, primero deben ser objeto de una revisión de diseños de clase;

El punto importante aquí es que la inversión para crear o adaptar nuevas aulas físicas debe ser impulsada por la decisión de cambiar los métodos de la pedagogía/enseñanza. Esto significará reunir a los académicos, el personal de soporte IT, los diseñadores instruccionales y el personal de infraestructura así como a los arquitectos y los proveedores de mobiliario. En segundo lugar, adhiero plenamente con la frase que nosotros moldeamos nuestros entornos y estos entornos nos moldean a nosotros. Proveer a los profesores e instructores un entorno de aprendizaje flexible bien diseñado podrá incentivarlos para hacer grandes cambios en la enseñanza, en tanto que ubicarlos en cajas rectangulares con hileras de pupitres logrará lo opuesto.

Tal vez lo más importante sea que las instituciones tienen que iniciar un proceso de re-evaluación de sus planes de crecimiento futuro y de construcción de nuevas instalaciones. En particular:

  • ¿precisaremos aulas nuevas y salas de conferencias adicionales si los estudiantes van a dedicar hasta la mitad de su tiempo estudiando online y en clases invertidas?
  • ¿tenemos suficientes áreas de aprendizaje donde un gran número de estudiantes pueden trabajar en grupos pequeños y luego reunirse rápidamente en un grupo?
  • ¿tenemos las instalaciones técnicas que permiten a los estudiantes trabajar y estudiar tanto cara a cara como online, y compartir y grabar las sesiones cuando trabajan presencialmente juntos en la universidad?
  • ¿sería mejor invertir en el rediseño del espacio existente en lugar de construir nuevos espacios de aprendizaje?

Lo que queda claro es que las instituciones ahora necesitan pensar realmente sobre el aprendizaje online, su potencial impacto en la enseñanza presencial y sobre todo qué tipo de experiencia de aula queremos que tengan los estudiantes cuando pueden realizar gran parte de sus estudios online. Estas consideraciones deberían dar forma a las inversiones en instalaciones, mobiliario y sillas.

9.5.4 Re-pensar el papel del campus

Si aceptamos el principio de igualdad de sustitución para muchos fines académicos, entonces esto nos lleva de nuevo a la pregunta del estudiante y el autobús. Si los estudiantes pueden aprender igualmente online (y con mayor comodidad),¿qué podemos ofrecerles en la clase que hará que el viaje de autobús valga la pena? Este es el verdadero reto que presenta el aprendizaje online.

No es sólo una cuestión de identificar qué actividades se pueden realizar cara o cara o en el laboratorio, sino el propósito cultural y social de la escuela, instituto o universidad. Los estudiantes en muchas de nuestras grandes universidades urbanas se han convertido en viajeros, que van a asistir a clases tal vez a utilizar los áreas comunes de aprendizaje entre las clases, comer algo y luego volver a casa. De la manera en que hemos “masificado” nuestras universidades, se han perdido los aspectos culturales.

El aprendizaje online e híbrido ofrece la oportunidad de volver a pensar el papel y el objetivo de toda la universidad, así como pensar qué debemos hacer en las aulas, cuando los estudiantes tienen la alternativa de estudiar online en cualquier momento y en cualquier lugar. Por supuesto, podríamos simplemente cerrar las puertas y mover todo online (y ahorrar una gran cantidad de dinero), pero por lo menos debemos explorar lo que se perdería antes de hacerlo.

Ideas Claves

  1. El continuum de la educación con tecnologías va desde la enseñanza “pura” presencial a los programas totalmente online. Cada profesor o instructor debe tomar la decisión en qué punto del continuum situará a sus cursos o programas.
  1. No tenemos buena evidencia de investigación o teorías para tomar esta decisión, aunque tenemos experiencia cada vez mayor de las fortalezas y limitaciones del aprendizaje online. Se carece particularmente de un análisis basado en la evidencia de los puntos fuertes y las limitaciones de la enseñanza presencial o cara a cara cuando el aprendizaje online también está disponible.
  1. Ante la ausencia de una teoría, sugiero cuatro factores a considerar al decidir sobre la modalidad de distribución y en particular sobre los diferentes aplicaciones del aprendizaje presencial y online en cursos combinados:
  • las características y necesidades de los estudiantes;
  • la estrategia de enseñanza de preferencia en términos de métodos y resultados de aprendizaje;
  • los requisitos pedagógicos y de presentación del área temática, en términos de (a) contenido y (b) competencias;
  • los recursos disponibles para el instructor (incluyendo el tiempo del instructor).
  1. Optar por la educación semipresencial o mixta en particular implica replantear el uso del campus y las instalaciones necesarias para apoyar el aprendizaje totalmente en una modalidad híbrida.

 

Actividad 9.5 Rediseño del espacio áulico

Trabajé en una escuela donde el director publicaba avisos en cada una de las aulas solicitando a los docentes dejar las mesas ordenadas en hileras y mirando al frente al finalizar cada clase. Por lo tanto, pasaba casi el 25 % de las horas de clase con los estudiantes re-organizando las mesas para el trabajo en grupo y luego devolviéndolas a su lugar.

  1. Si estuviera diseñando desde cero un espacio de aprendizaje para un grupo de 40 estudiantes (máximo), ¿cómo sería el espacio de aprendizaje, considerando todas las posibles tecnologías y métodos de enseñanza que podría utilizar?
  2. Si usted da clases magistrales para 200 estudiantes y quiere cambiar su método de enseñanza, ¿cómo rediseñaría la enseñanza y qué tipo de espacio(s) necesitaría?

 

Seminario web o webinar sobre cómo elegir la modalidad de distribución

Acceda al seminario grabado sobre este tema aquí, que incluye el debate y los comentarios de los participantes: https://contactnorth.webex.com/contactnorth/lsr.php?

El webinar fue organizado por Contact North | Contact Nord, Ontario, y se llevó a cabo el 23 de noviembre de 2015.

En este webinar se debate con participantes de todo el mundo sobre:

  • el continuum del aprendizaje basado en la tecnología y su utilidad conceptual y práctica;
  • los factores claves a considerar al elegir la modalidad de distribución adecuada;
  • como pasar al aprendizaje semipresencial/híbrido;
  • la identificación de las características únicas de la educación presencial comparada con el aprendizaje online.

 

Referencias

Valenti, M. (2013), in Williams, L., ‘AV trends: hardware and software for sharing screens, University Business, June

 

Comments are closed.