Anexo 1: Crear un entorno eficaz de aprendizaje

A.5 Desarrollo de competencias

 

Figura A.5 Competencias

A.5.1 Competencias en la era digital

En el Capítulo 1, Sección 1.2, hice una lista de algunas de las competencias que necesitan los graduados en la era digital, y argumenté que esto implica un enfoque en el desarrollo de tales competencias, en todos los niveles de educación, pero fundamentalmente a nivel postsecundario, donde la atención se centra en el contenido especializado. Aunque las competencias como el pensamiento crítico, la resolución de problemas y el pensamiento creativo siempre se han valorado en la educación superior, la identificación y el desarrollo de tales competencias es a menudo implícita y casi accidental, como si los estudiantes tuvieran que adquirir esas competencias, de alguna manera, por ejemplo observando al docente demostrando dichas competencias o por medio de alguna forma de osmosis como resultado de haber estudiado los contenidos.

Por supuesto que es algo artificial separar el contenido de las competencias, ya que el contenido es el combustible que impulsa el desarrollo de las competencias intelectuales. Mi objetivo aquí no es minimizar la importancia de los contenidos, sino garantizar que el desarrollo de las competencias reciba la misma atención de los instructores, y que se aborde el desarrollo de las competencias intelectuales de la misma manera rigurosa y explícita en que se entrena a los estudiantes en las competencias manuales.

A.5.2 Establecer metas para el desarrollo de las competencias

Un paso crítico es explícitar que competencias se aspira a desarrollar en un curso o programa y definir esos objetivos de manera que puedan ser implementados y evaluados. En otras palabras, no basta con decir que un curso tiene como objetivo desarrollar el pensamiento crítico, sino decir claramente como se logrará en el contexto del curso o área de contenido, de manera que sea claro para los estudiantes. En particular, se deben definir las competencias de tal manera que puedan ser evaluadas, y los estudiantes sepan que criterios o rúbricas se utilizarán en la evaluación.

El desarrollo de competencias se trata en todo el libro, pero sobre todo en:

A.5.3 Actividades intelectuales

Una competencia no es binaria, en el sentido de que se tiene o no se tiene. Hay una tendencia a hablar de competencias y destrezas en términos de principiante, intermedio, experto y maestro, pero en realidad las competencias requieren de práctica y aplicación constante y no hay un destino final, por lo menos en lo que respecta a las competencias intelectuales.

Por lo tanto, es muy importante cuando se diseña un curso o programa, también diseñar las actividades que permitan a los estudiantes desarrollar, practicar y aplicar las competencias de pensamiento de manera continua, preferentemente comenzando con pasos pequeños y avanzando finalmente con pasos más grandes. Hay muchas maneras de lograrlo, como trabajos escritos, proyectos de trabajo y debate focalizado, sin embargo, es necesario que sea el instructor quien diseñe e implemente estas actividades de manera consistente.

A.5.4 Actividades prácticas

En los programas de formación profesional, los estudiantes necesitan realizar muchas actividades prácticas para desarrollar competencias manuales. De la misma manera, sucede con las competencias intelectuales. Los estudiantes deben ser capaces de demostrar gradualmente los logros, recibir retroalimentación, y si es necesario reintentarlo. Es decir realizar las actividades que les permitan desarrollar competencias específicas.

En la historia del (Escenario E), los estudiantes tenían que completar y comprender el contenido esencial en las primeras tres semanas, hacer investigación en grupo, el desarrollo un informe sobre el proyecto, en forma de un e-portfolio, compartirlo con otros estudiantes y con el instructor para ser evaluados y recibir comentarios y luego presentar un informe final oralmente online. Idealmente, tendrán la oportunidad de utilizar las competencias adquiridas a otros cursos donde podrán perfeccionarlas y desarrollarlas. Por lo tanto, para el desarrollo de las competencias, será necesario un horizonte de largo plazo que excede un sólo curso, de modo que es importante la planificación de la asignatura pero también de la carrera.

A.5.5 El debate como herramienta para el desarrollo de competencias intelectuales

El debate es una herramienta muy importante para el desarrollo de las competencias intelectuales. Sin embargo, no me refiero a cualquier tipo de debate. En el Capítulo 2, se mencionó que el conocimiento académico requiere de un tipo diferente de pensamiento que es diferene al pensamiento cotidiano. Por lo general, requiere que los estudiantes vean el mundo de manera diferente, en términos de los principios subyacentes, abstracciones e ideas. Por lo tanto, el debate debe ser cuidadosamente moderado por el instructor, de modo de focalizar en el desarrollo de las competencias intelectuales que son parte integral del área de estudio.

El instructor deberá planificar, estructurar e incentivar el debate en la clase, manteniendo el foco en el tema convocante y proporcionando oportunidades para demostrar el enfoque de otros expertos en el tema en discusión y comparar las intervenciones de los estudiantes. El papel que juega el debate se desarrolla en detalle en el Capítulo 4, Sección 4 y el Capítulo 11, Sección 10.

A.5.6 En conclusión

Hay muchas oportunidades aún en los cursos o asignaturas más académicas para desarrollar las competencias intelectuales y las comprentencias prácticas que serán se requieren en el ámbito laboral y personal de la era digital, sin desafiar a los valores o los estándares de la academia. Incluso en los cursos de formación profesional, los estudiantes necesitan oportunidades para practicar las competencias intelectuales o conceptuales tales como la resolución de problemas, las competencias de comunicación, y el aprendizaje colaborativo. Sin embargo, esto no sucederá simplemente a través de la entrega de contenido. Los instructores tienen que pensar:

  • en las competencias que necesitan desarrollar sus estudiantes;
  • cómo se compatibilizan con la naturaleza de la área temática;
  • el tipo de actividades que permitan a los estudiantes desarrollar y mejorar sus competencias intelectuales;
  • cómo evaluar y corregir esas competencias con los recursos y el tiempo disponibles.

Esta es una breve explicación de cómo y por qué el desarrollo de competencias debe ser una parte integral de cualquier entorno de aprendizaje.

Actividad A.5 Desarrollo de competencias

  1. Volviendo al escenario HIST 305, ¿qué competencias específicas Ralph Goodyear intenta desarrollar en su curso?
  2. ¿Las competencias desarrolladas por los estudiantes en la historia del escenario están relacionadas con la era digital?
  3. Esta sección lo ayudó a cambiar su forma de pensar sobre cómo enseña su asignatura, o ya contempla el desarrollo de competencias de manera adecuada en sus clases? Si usted ya incluye el desarrollo de competencias, su enfoque es diferente al mío?

 Escriba sus respuestas en la sección de comentarios al final de este capítulo.

Comments are closed.