Anexo 1: Crear un entorno eficaz de aprendizaje

A.6 Ayuda al estudiante

Figura A.6 Ayuda al estudiante

La ayuda al estudiante consiste en las acciones que el profesor o instructor pueden o deben ofrecer para dar soporte a los estudiantes más allá de la entrega formal de contenidos, o el desarrollo de competencias. El soporte al estudiante cubre diversas funciones que se tratan en todo el libro, pero principalmente en:

Aquí mi atención se centra en indicar por qué es un componente esencial en un entorno eficaz de aprendizaje, y describir brevemente algunas de las principales actividades asociadas con el soporte al aprendiz.

Figura A.6.1 Ayuda al estudiante

 

A.6.1 Andamiaje

Utilizo el término andamiaje para cubrir las variadas funciones de un instructor en el diagnóstico y accionar frente a las dificultades de los alumnos, entre las que se incluyen:

  • ayudar a los estudiantes cuando tienen dificultades con conceptos o ideas nuevas;
  • ayudar a los estudiantes a adquirir conocimiento profundo sobre un tema o disciplina;
  • ayudar a los estudiantes a evaluar una serie de diferentes ideas o prácticas;
  • ayudar a los estudiantes a comprender los límites del conocimiento;
  • principalmente incentivar a los estudiantes a ir más allá de su nivel actual de pensamiento o práctica con el fin de lograr una comprensión más profunda o un mayor nivel de competencia.

Estas actividades suelen realizarse por medio de intervenciones personales y comunicación entre un instructor y un individuo o un grupo de estudiantes, en contextos presenciales u online. Estas actividades no suelen ser pre-planificadas y demandan una buena dosis de espontaneidad y capacidad de respuesta por parte del profesor o instructor. El andamiaje generalmente es el medio para individualizar el aprendizaje, lo que permite que las diferencias que surgen en el aprendizaje entre los estudiantes puedan compensarse mejor a medida que suceden.

A.6.2 Retroalimentación o feedback

Esta podría ser una subcategoría del andamiaje, ya que se refiere a la función de proporcionar feedback o retroalimentación al desempeño del estudiante en las actividades que se proponen, como las tareas de escritura, proyectos, actividades creativas, y otras actividades que los estudiantes realizan, además del alcance actual y quizás futuro de las actividades con evaluación automatizada. Una vez más, el papel del instructor es ofrecer devoluciones individualizadas con el fin de ofrecer evaluaciones cualitativas a las actividades de los estudiantiles, que pueden o no asociarse a la evaluación o calificación formal.

A.6.3 Tutoría o counselling

Además del apoyo directo en los aspectos académicos, los estudiantes a menudo necesitan ayuda y orientación sobre cuestiones administrativas o personales, por ejemplo, si es conveniente repetir una asignatura, retrasar la entrega de un trabajo por motivos de enfermedad familiar, darse de baja en un curso o posponer el inicio. Esta fuente potencial de ayuda debe ser incluida en el diseño de un entorno eficaz de aprendizaje, con el objetivo de hacer todo lo posible para asegurar que los estudiantes puedan cumplir con éxito con los estándares académicos de su carrera.

A.6.4 Otros estudiantes

Los estudiantes pueden ofrecer ayuda a otros estudiantes. De manera informal y espontánea, surge este tipo de ayuda ya sea en una conversación entre estudiantes después de la clase, en las redes sociales, o al realizar una actividad o tarea. Sin embargo, los profesores pueden hacer un uso más formal de la ayuda entre estudiantes, mediante el diseño de actividades de aprendizaje colaborativo, trabajo en grupo, y de debates online para que los estudiantes tengan que trabajar juntos en lugar de individualmente.

A.6.5 ¿Por qué dar apoyo al estudiante es tan importante?

Un buen diseño puede reducir sustancialmente la demanda de apoyo al estudiante, al garantizar claridad y al crear actividades de aprendizaje adecuadas. Además, los estudiantes tienen necesidades diferentes de apoyo en el aprendizaje. Muchos de los alumnos que asisten a los cursos de formación continua, que ya tienen formación postsecundaria, o ya han armado una familia, o una iniciado su carrera profesional o tienen experiencia previa, pueden ser aprendices autónomos autodidactas ya que identifican lo que necesitan para aprender y de que manera lograrlo. En el otro extremo, están los alumnos para quienes el sistema escolar formal fue un desastre, es decir que carecen de las competencias básicas como la lectura, la escritura y las competencias matemáticas, y en consecuencia también carecen de confianza para estudiar. Estos alumnos son los alumnos que necesitarán de mucho apoyo para avanzar.

Sin embargo, la gran mayoría de los estudiantes está en un lugar intermedio de este espectro, que rara vez tiene dificultades, o no tiene claro como alcanzar los estándares, o necesita saber si va en el camino correcto. De hecho, muchas investigaciones revelan que la “presencia del instructor” se asocia con el éxito o el fracaso del estudiante en un curso, por lo menos en el aprendizaje online. Cuando los estudiantes sientan que el instructor no está presente, decae tanto el rendimiento del alumno como las tasas de finalización del curso. Para estos estudiantes, el apoyo a tiempo hace la diferencia entre el éxito y el fracaso.

Cabe señalar que la necesidad de ofrecer apoyo al aprendiz y la capacidad de proporcionarla no dependen del medio de formación. Los cursos online de educación formal que se ofrecían antes de los MOOC generalmetne daban apoyo al estudiante a través de la presencia del instructor y el diseño pensado para asegurar el seguimiento de los estudiantes.

Al mismo tiempo, aunque los programas de computación, de alguna manera, provean apoyo a los estudiantes, muchas de las funciones más importantes de apoyo están asociadas con el aprendizaje conceptual de orden superior aún necesitan la presencia de un profesor experto o instructor ya sea de manera presencial o a distancia. Además., este tipo de ayuda al estudiante es difícil de escalar, ya que requiere de instructores con un profundo nivel de conocimiento del área temática y una dedicación intensiva. Por lo tanto, no se puede simplemente ingnorar la necesidad de proporcionar niveles adecuados de apoyo al estudiante si se desea lograr el éxito en el aprendizaje a gran escala.

Puede parecer obvio para los profesores, pero no se siempre se reconoce o aprecia la importancia de ofrecer este soporte a los estudiantes, por ejemplo el diseño de muchos MOOC, en atención al deseo de los políticos y los medios de comunicación por la reducción de costos, elimina directamente el apoyo al aprendiz. Addemás, los instructores y las instituciones tienen actitudes diversas al respecto. Algunos profesores pueden pensar que “Es” su trabajo enseñar y el de los alumnos “aprender”, es decir, que una vez que se les proporciona a los estudiantes el contenido necesario a través de clases o lecturas, el resto depende de ellos.

Sin embargo, la realidad es que en cualquier sistema educativo con gran diversidad de estudiantes, como ocurre actualmente, los profesores e instructores tienen que ofrecer apoyo al alumnado de manera eficaz a menos que se desee sacrificar el futuro de miles de estudiantes.

Actividad A.6 Apoyo a los estudiantes

  1. ¿Cree que es posible diseñar un curso o programa que no ofrezca apoyo al alumnado? Si es así, ¿cómo sería, como un MOOC o un diseño completamente diferente?
  2. ¿Comparte mi punto de vista sobre las limitaciones que tiene la informática para proveer el tipo de soporte que se requiere para el aprendizaje conceptual de orden superior en la era digital? ¿Qué es lo que la informáica hace bien en términos de apoyo al alumnado?
  3. ¿”Andamiaje” es el mejor término para describir el tipo de apoyo al aprendizaje que he descrito en esta sección? ¿Hay un mejor término para describirlo?

Escriba sus respuestas en la sección de comentarios al final de este capítulo.

Comments are closed.